Colecho después de 2 años. Mi conclusión

Colecho después de 2 años

Recuerdo que cuando leí sobre el colecho ya estábamos practicándolo, por necesidad y por sentido común (en nuestro caso). Los artículos y post de otras madres afirmaban que los niños que dormían con sus padres eran niños más seguros de sí mismos, entre otros beneficios.

Era como un experimento en el cual debías dejar pasar el tiempo para poder comprobar los resultados, y yo apenas llevaba unos pocos meses. Qué ganas de que pasaran unos añitos y poder saber si esos artículos y teorías tenían razón!

Bueno, este mes Besay ya cumple su segundo año y continuamos durmiendo todos juntitos y revueltos en la cama jajaja.

No me voy a centrar en este post en los comentarios de la gente, en sus opiniones y en defender esta práctica porque para eso ya hice el primer post sobre este tema.

Así que voy más directamente al grano.

Seguimos durmiendo bien. La hora de dormir es la hora de dormir y somos felices cuando nos vamos a la cama (eso después de Besay brincar y saltar hasta que se cansa y se rinde jajaja). Hemos adquirido un colchón de 180×180 porque el descanso de todos es importante y considero que en una cama sencilla de matrimonio 2 adultos y un bebé que a veces se mueve mucho simplemente noc se puede descansar, aunque los habrá que ya están acostumbrados y les va bien así. A mí me gusta estirarme en la cama, a mi marido también y a nuestra peque ni te cuento jajaja.

Hay quienes tienen su cama de matrimonio y luego ponen bien pegada una cama individual. Si esta manera les va bien, genial. Para mí era incómodo porque siempre hay algún momento de la noche en el que necesito pegarme bien a Besay para darle el pecho, para que me sienta y siga durmiendo, etc., y la división que queda entre ambos colchones me mataba. Por eso optamos por un colchón bien amplio, sin uniones ni cosas raras.

Hoy por hoy, puedo decir que Besay es una niña bastante segura de sí misma. Definitivamente estoy segura de que, por su forma de ser, que de hecho es una niña muy sensible, el dormir con sus padres y no tener que estar preocupada de que se hace de noche y la van a acostar sola, no solo puede descansar bien sino que se siente confiada, tranquila y segura.

Todo esto yo lo noto mucho en su forma de actuar. Cuando vamos al parque, evidentemente hay niños muy diferentes unos de otros, pero yo lo que más noto en esos momentos es en la conducta de Besay con respecto de otros pequeños que es muy diferente. Ella cuando quiere hacer algo no lo duda, lo hace. Se siente confiada, capaz.

Es posible que alguien crea que esa conducta es innata en ella y que nada tuvo que ver el hecho de dormir todos juntos, pero yo conozco a mi hija, y sé que es una niña muy sensible y estoy segura de que si la hubiese puesto a dormir por aparte, ello le hubiese afectado y sería una niña más de buscar a mamá y a papá en casi todo, buscaría más nuestra aprobación o dudaría más a la hora de hacer las cosas.

A veces uno necesita poner las cosas en práctica para saber si son o no, y otras veces es tu voz interior la que te dicta y te dice. En este caso, para mí, son ambas cosas.

Me siento feliz de ver a mi hija sentirse así, segura y capaz de hacer lo que se proponga.

2 thoughts on “Colecho después de 2 años. Mi conclusión

  1. Uno de los pilares de la crianza con apego es practicar el colecho y dormir con nuestros hijos. Mucha gente se piensa que es perjudicial porque crea excesiva dependencia del niño con la madre o los padres, pero realmente le transmite más seguridad y confianza en todo lo que aconseja la mamá.
    El único pero que le veo, es que cuando son pequeños es mucho mejor utlizar una minicuna de colecho y no compartir el mismo colchón por muy grande que sea.

    un saludito

    1. Hola!

      Así lo he comprobado yo con mi hija, que ahora tiene 3 años. Continuamos con el colecho, sin molestias, sin incomodidades y durmiendo todos genial. Besay solo se preocupa por dormir y descansar, y para nosotros es un plus. Ella es super independiente a la hora de desenvolverse, se relaciona fenomenal con los demás (da igual la edad que tengan, niños, bebés, adultos…). Es muy abierta y segura de sí misma. ¿Casualidad? No lo creo!

      :) Saludos!

      Saludos!

Deja un comentario