Cólicos del bebé ¿Qué hacer y qué lo causa?

Por suerte a mi peque ya no le dan cólicos. Pero qué mal lo pasábamos en casa!

Por lo general se dice que el bebé que está a biberón suele tener más propensión a los cólicos por aquello de que traga más aire, pero el de teta también suele tener cólicos. Puede que menos, pero los tiene.

Besay está con lactancia materna exclusiva aún a sus 6 meses y los 2 ó 3 primeros los pasó con cólicos. Le daban especialmente o bien por la tarde o bien en la noche justo antes de acostarnos. Se ponía bastante mal, aunque por suerte no le duraba demasiado. Estaba así cerca de media hora y a veces llegaba a la hora.

Se encogía y retorcía y entre llanto y llanto se le escapaba de vez en cuando algún que otro gas. Yo los llamaba “los malvaditos” jejeje.

Lo que yo hacía para ayudarla a aliviar un poco la cosa eran varias técnicas:

1. Lo que por regla general solemos hacer todas en primera instancia es darle el pecho para consolarlo. Muchas veces funciona aunque es posible que al principio se suelte a cada rato por los llantos, pero tras insistir varias veces es muy probable que logremos calmarlo.

2. La ponía acostada boca arriba, agarraba sus piernitas y con cuidado se las flexionaba y estiraba. Al flexionarlas simulaba la posición de ir al baño y de esta manera se crea una presión suave sobre la tripa que ayuda a empujar hacia abajo las heces o los gases. Lo hacía de forma repetida: flexionar y estirar. Así durante algunos minutos para ayudar a movilizar las tripas.

Aquí les dejo unas imágenes alusivas al ejercicio que estoy explicando.

En la imagen de la izquierda vemos la forma correcta de dirigir y doblar las piernas del bebé, y en la imagen de la derecha vemos cómo NO hay que hacerlo. Doblar así las piernas puede ser traumático para las articulaciones de las rodillas

Forma correcta. Ergonómica.
Forma INCORRECTA.

 

 

 

 

 

 

3. Masajear la tripa del bebé es muy agradable y alivia mucho el dolor. Además ayuda a movilizar también los gases y a su expulsión.

Sin embargo es un masaje que no se debe hacer en cualquier dirección o sin un patrón específico. La dirección del movimiento debe ser el mismo que el de las agujas del reloj. Yo concretamente trato de dibujar un signo de interrogación “?” empleando las 2 manos. Primero comienzo con la derecha y acto seguido pongo la izquierda y ésta sigue a la primera. Es importante no presionar demasiado porque le podemos hacer daño.

Masaje en el sentido de las agujas del reloj

4. Colocar al bebé sobre nuestros muslos, boca abajo, con el culete apuntando hacia afuera (como las nalgadas que se daban en la antigüedad y que vemos en las películas). Esta posición suele agradar, aunque cada bebé es un mundo y se trata de irle conociendo para saber qué le gusta más y qué no le gusta tanto. Mientras lo descubrimos podemos probar diferentes posturas y ejercicios hasta dar con la que mejor le siente a él.

Una vez el bebé está en esa posición, podemos probar a masajear su espaldita también en círculos y decirle cosas agradables en un tono suave que le ayuden a tranquilizarlo.

Boca abajo sobre nuestras piernas, masajeando su espalda.

5. Algo que muchas veces funciona y tranquiliza al bebé es darle un baño relajante. Pueden incluso poner unas pocas gotas de aceite de almendras dulces, música de fondo muy suave, también las luces las podemos bajar para atenuar la habitación y darle un ambiente estilo spá.

Por lo general el bebé suele sentirse muy cómodo y aliviado al entrar en contacto con el agua. Podemos colocar al bebé boca arriba sobre nuestro antebrazo y, en lugar de hacer un baño típico, limitarnos a masajear suavemente su tripa en círculos.

Un baño puede relajar lo suficiente como para que los gases salgan solos.

6. Otras veces lo único que les sienta, y de lo que tenemos ganas nosotras con tanto llanto, es simplemente de cargarlo por la casa y pasearlo dándole suaves golpes en la espalda, dado que a veces también son eructos retenidos. Cada bebé es un mundo!

Lo que sí es importante es que nos sepamos mantener con calma porque estas situaciones, que encima se dan en los primeros meses del bebé que es cuando más inexpertos somos, se pueden volver caóticas y hasta se termina en discusiones con el papá o con quien estemos en ese momento. Es un caos! jajaja

Lo mejor es transmitir calma y paz al bebé y encontrar, probando, la postura y técnica que más le ayude y esperar hasta que se le pase. Los gases y los cólicos son normales prácticamente en todos los bebés, así que no se asusten.

Para las mamis que están con fórmula les recomiendo pregunten al pediatra si podría ser que la marca de la leche no le está sentando, dado que tal vez con cambiar de marca la cosa mejore. Tengo entendido que hay fórmulas que son anti cólicos, pero como yo doy el pecho no puedo decir mucho más sobre esto.

Sin embargo me gustaría tratar un tema importante. La leche de fórmula está hecha a base de leche de vaca. La leche de vaca es para sus crías, no para nosotros. Cada especie mamífera alimenta a su propias crías a base de su leche que está hecha específicamente para esa especie en concreto y sus necesidades durante los primeros años de vida. Nosotros somos los únicos mamíferos que, incluso en edad adulta, seguimos ingiriendo leche que además no es de nuestra especie. Digo esto, porque es algo que se ve normal desde siempre, pero quiero dejar la reflexión ahí para entender un poco mejor sobre ese fenómeno que suelen denominar “intolerancia a la lactosa” y el posible motivo de esos cólicos.

Sobre esto hablo en el siguiente post que trata sobre la intolerancia a la lactosa, porque creo que es un tema del que no se habla mucho y del que se tiene muy mala información.

De resto animar a las mamis que están con fórmula a que pongan a sus bebés al pecho para que este vuelva a producir, porque sí que se puede volver a la lactancia materna! No es imposible, aunque cada caso es distinto y no todas las mamis quieren dar pecho. Sin embargo las animo a leer mi post sobre cómo conseguí la lactancia materna exclusiva. Mi peque ahora tiene 6 meses y no le van a mandar ni cereales ni nada hasta el mes que viene, si acaso! Así que llegará a los 7 meses con tan solo leche, si todo sigue igual de bien.

Una vez más, insisto en que cada mamá escoge lo que mejor le va y toma la decisión que mejor se adapte a ella.

Deja un comentario