Cómo evitar las estrías en el embarazo.

Seguro que estás preocupada y te preguntas cómo evitar las estrías en el embarazo.

Aunque parezca increíble a mi no me salió ni una y créanme que no tengo una piel de las que llaman “buenas”, ni de “porcelana”. Soy de piel morena y de complexión delgada, pero durante mi adolescencia mi peso oscilaba entre los 50 y 55 kg y ese variar, aunque fuese poca la diferencia, hizo que me saliesen estrías en la zona trasera de la rodilla y algo en los muslos, aunque por suerte no se notan mucho. La verdad, nunca les presté mucha atención porque supongo que son cosas que pasan y tampoco son algo exagerado o que me traumaticen, pero tras mi embarazo descubrí la crema hidratante jajaja.

¿Cómo puede ser que por subir y bajar durante un tiempo algún que otro kilo quede marcada la piel con alguna que otra estría y que luego tras un embarazo no salga ni una?

Hay algo que marcó la diferencia y es tan sencillo como imponerse una buena disciplina de hidratación.

Por una mala experiencia que tuvo una amiga mía, con esto de las estrías, me tomé muy enserio lo de hidratar mi piel. ¿Qué fue lo que yo hice? Compré aceite, en mi caso concreto de almendras dulces, y lo mezclé con una buena crema hidratante. Yo compré la crema de Neutrógena “hidratación profunda”. El botito es blanco y la etiqueta color azul. Además me agradó mucho porque tiene un aroma muy rico. Deja la piel sumamente suave y si sueles tenerla seca verás cómo se te queda perfecta. Los primeros meses del embarazo noté que mi piel se resecó más de la cuenta y aunque me ponía crema, una normalucha, al poco de habérmela puesto estaba como si no me hubiese echado nada. Una sensación de sequedad todo el tiempo…! Así que probé con esta que os digo y uffff menudo cambio.

Opté por el aceite de almendras dulces porque mi matrona me la recomendó y me dijo que es la que más elástica vuelve la piel, por su gran cantidad de vitamina A, E, B1, B2 y B6.

Ponía una gran cantidad de crema en mi mano y la mezclaba con el aceite. Me daba la mezcla por todo el cuerpo, pero las zonas de la barriga y toda la zona lumbar (donde se suelen formar las famosas “chichas” jajaja) les aplicaba más mezcla dejándolas prácticamente blancas. Bien empapadas. El pecho, la barriga, los glúteos y los muslos también. No era solo ponerme y extenderla como se hace habitualmente, sino que dejaba el exceso adrede.

Esto me lo hacía cada mañana, cada vez que salía de la ducha y cuando me iba a la cama. Lo sé. Es un pringue total, pero vale la pena. De verdad. Por la noche era especialmente desagradable, porque me aplicaba mi potingue milagroso jaja y luego me ponía la blusa para dormir… y aaaagggg! jajaja. Pero yo pensaba “lo agradecerás cuando no veas estrías”. Y así fue!

Sé que hay mujeres que no podrán evitar que les salga alguna que otra estría, pero de veras que esto hará que la cantidad y la profundidad de las mismas sea mucho menor.

Es importante que comiencen con este ritual a diario desde el mismo momento en el que sepan que están embarazadas porque hay muchas que esperan a que les empiece a salir la tripita y luego se arrepienten. Se trata de ir preparando la piel para toooodo lo que se va a tener que estirar.

Si a alguna le pica la tripa es normal. A mí me habían dicho que cuando picaba era porque iban a empezar a salirte estrías, pero no es cierto. La piel pica porque está estirando y está tensa, pero no necesariamente te van a salir estrías. Tú te pones tu cremita como te digo y verás. Si durante el día estás en casa tranquilamente y no estás haciendo nada que te comprometa, puedes aplicarte más crema y aceite y quedarte con la camisa levantada tan ricamente dejando que tu piel se siga hidratando. Cuantas más veces lo hagas mejor para ti!

Es cierto que no tuve una grandísima tripa en comparación con otras mamás, pero yo soy menudita y para mi tamaño y mi piel, fue un cambio brusco. En total subí 9/10 kilos, mi cintura estaba en 59 cm y se puso en 100 cm, así que en verdad para mi sí fue un gran cambio.

Espero que sigan mi consejo y no dejen de hidratarse bien bien bien las zonas que mencioné, porque las estrías no salen solo en la tripa o la zona lumbar, sino que los muslos, brazos, etc., también se verán afectados por el cambio de peso. Ya verán que se sorprenden!!

Comparte con el resto cómo te ha ido o cómo te está yendo con la prevención de las estrías. Deja tu comentario! Y recuerda… hay cosas que son inevitables, así que si te sale alguna no te obsesiones ni te frustres. Son nuestras heridas de guerra!

Deja un comentario