El baño del bebé ¿cómo prepararlo?

¡Al agua patos! Qué momento tan divertido para todos, especialmente para nuestro peque que se lo pasa pipa en su bañera, recordando cómo se sentía cuando estaba en el útero.

Bueno, quizás tenga que rebobinar un poco, porque ciertamente la hora del baño solo es divertida cuando le tienes cogido el truco. Las primeras veces es un estrés total! jajaja Yo me sentía como esos mecánicos de los coches de carreras que tienen que dejar el coche perfecto cuando entran en los boxes en el menor tiempo posible! jajaja.

Recuerdo que primero lo preparaba todo como si fuese una cirujana antes de operar. ¿Gel espumoso de baño? Listo! ¿toalla? Lista! ¿Ropita? Lista! ¿Pañal? Listo! ¿Cremita hidratante? Lista! Bien! Comencemos!

Es todo un circo al principio. Recuerdo que cuando la tenía ya en la bañera y quise coger con la única mano libre que me quedaba el bote del gel espumoso me di cuenta de que el bote estaba cerrado. Socorroooo! jajaja. Mi marido apareció acudiendo a mi llamada como si se estuviese incendiando la casa jajaja. Los nervios!! Qué exageradas somos casi siempre!!

Estas son pequeñas cosas que suelen suceder al principio en los primeros baños. Despistes y falta de experiencia. Realmente la “hora del baño” termina transcurriendo en una hora de verdad jajaja.

Hoy existen muchos artilugios y bañeras especiales para bañar al bebé de forma cómoda sin necesidad de estarlo sujetando y teniendo las dos manos libres. Obviamente esto es mucho mejor, pero, en mi caso, opté por una bañera normal y corriente.

Eh aquí mi consejo y la lista de lo necesario:

Lo primero es tener todo controlado y organizado. Las cosas que vayas a utilizar tenerlas cerca y los frascos o botes que tengan tapa dejarlos abiertos y disponibles.

¿Qué necesitarás?

Toalla para secar al bebé

Termómetro (preferiblemente digital porque son más rápidos y precisos que los de mercurio y similares)

Gel de baño espumoso (sin jabón) específico para bebés. Yo utilizo la de Welleda, de caléndula. Es totalmente natural y tiene un aroma muy agradable.

Crema hidratante (opcional dado que los bebés suelen tener la piel perfectamente bien y no tienen necesidad de crema)

Ropita interior como un body

Ropa para vestirlo

Pañal (es aconsejable tener a mano varios por si las moscas!)

Si tiene el culito irritado tener a mano también su cremita, aunque yo recomiendo mi crema milagrosa!

Algunas pensarán ¿y la esponja? Les diré que en lo personal comencé utilizando una esponja suave, indicada para la piel del recién nacido, por puro costumbrismo y porque todo el mundo decía que había que tener una esponja y blablabla. Pues bueno, al final opté por hacerlo yo misma con la mano, primero porque ante cualquier anomalía en la piel lo detecto con mayor facilidad a través del tacto, segundo porque es más fácil llegar a las zonas como los pliegues, tercero porque es muy agradable tocar la piel de mi peque y supongo que ella también preferirá sentir mis manos a una esponja y, cuarta razón, porque es más higiénico hacerlo así que con una esponja que por mucho que limpies siempre puede ser un foco de hongos. Yo desde luego no lo aconsejo. Tus dedos bien enjabonados con el gel suyo llegan a todos los rincones y es más agradable!

Cuando lo tengas todo listo y la habitación cerrada y relativamente calentita para evitar corrientes y resfriados, comprueba que el agua está a la temperatura perfecta que son 37º. Cuando preparo la bañera procuro poner el agua a un poco más de 37º porque nos podemos entretener preparando algo que nos faltó o en lo que desvestimos al bebé etc., y para cuando lo vayamos a meter en el agua ésta ya puede estar algo más fría de lo aconsejado.

Cuando el agua esté lista y tengas todas las cosas preparadas puedes proceder a desvestir a tu peque.

Para mí, la mejor forma y más cómoda para ambos de agarrarla es con la mano contraria a la que sueles utilizar. Si eres diestra como yo, entonces agarra al bebé con la mano izquierda para que puedas maniobrar bien con la otra.

Ejemplo de cómo agarrar al bebé en una bañera convencional

La forma que normalmente se recomienda agarrarlo es cogiendo al bebé por la axila, pasando tu antebrazo por debajo de su cabeza. De este modo, al tenerlo agarrado por esta zona, si se mueve mucho lo tendrás controlado sin que se te resbale por el agua o el gel, y su cabecita estará apoyada perfectamente sobre tu antebrazo.

Yo lo que suelo hacer primero siempre es aprovechar que el agua está sin gel y limpia para mojarme la mano que tengo libre y pasársela por la cara para limpiarle posibles restos de leche, babitas, legañas, etc. A la mía le encanta. Se muere de risa cuando se lo hago.

Luego le mojo la cabeza con cuidado de no tirarle el agua en la cara y le pongo un poco de gel. Se la froto con suavidad con la palma de la mano y se la aclaro también con cuidado de que no le caiga espuma en la cara.

No sé vuestros bebés, pero mi niña parece un sharpei jajaja. Está regordeta y llena de plieguitos y claro, hay que enjabonar bien esas zonas.

El culete y la zona genital las dejo para el final. Todo con mucho cuidado, pero asegurándote de que queda todo limpito porque a veces con las prisas y los nervios te da miedo de que se resfríe o lo que sea y lo quieres hacer rápido y no lo hacemos muy bien.

Una vez listo y con cuidado de que no coja frío debemos insistir en los pliegues para evitar hongos y demás.

Y listo! Ya tu peque está más fresco que una lechuga marina y solo queda ponerle su pañal, la ropita y a las mamis que les guste poner algo de colonia (yo no lo hago porque prefiero el olor natural y el del gel que queda en su cuerpito) recomiendo que no le pongan la colonia directamente sobre la piel, sino siempre un poco en la ropita o incluso en la mantita donde lo vayan a envolver. Piensen que las colonias de bebés son muy olorosas y tampoco es plan de marearlo con un litro de colonia jajaja. Que las he visto!

Una nota importante, yo lo que suelo hacer es que cuando ya está todo hecho y el bebé está vestido y arropado, abro un poco la puerta para dejar que vaya entrando poco a poco el aire con la temperatura de fuera y se vaya regulando la habitación de nuevo, porque aunque no utilicemos estufa para calentar el cuarto antes del baño, con el simple baño y el tener todo cerrado hace que suba la temperatura y si sacamos al bebé de la habitación de forma repentina le puede dar una corriente o resfriarse. Así que es imprescindible tener la casa con todo cerrado antes de sacarlo.

Hay papás que bañan al bebé durante la noche justo antes de acostarse en la misma habitación y así ya no están sacándolo, sino que lo acuestan a dormir. Yo a la mía la suelo bañar por la mañana para que pase el día fresquita y limpia.

En lo personal no veo diferencia entre bañar al bebé antes o después de comer. Yo incluso recomiendo hacerlo después de comer, sin miedo a que se le corte la digestión porque piensa que lo estamos bañando en agua a 37º, no es como en la playa jejeje. Además el bebé está más tranquilo porque ya comió y disfruta más el baño. Mi peque igualmente nunca me rechaza una ración de leche después y se me queda dormidita al momento!

Y eso es todo! Espero que les sirva a las mamás primerizas sobre todo y no tengan miedo ni nervios que es un momento muy rico y desde que le coges el truco lo preparas todo en un “santiamén” y al bebé también lo bañas, lo secas y lo vistes en un segundo!

Feliz baño a todas y no olvides comentar qué tipo de bañera utilizas o si haces algo especial durante el baño!

Deja un comentario