Mi hijo no come nada de nada!… ¿Cómo consigo que coma más?

Mi hijo no come…

Lejos de querer mostrarme hostil o resentida hacia mis padres, me gustaría hablar sobre mi infancia y la comida.

LA DICHOSA COMIDA…

Mis padres sufrieron algunos sustos conmigo cuando estaba pequeña a cuenta de la salud. Hoy soy una persona sana y fuerte, pero de niña me enfermaba con bastante facilidad. Quisiera aprovechar para comentar que no me resulta curioso siendo que mi madre solo me dio el pecho durante 2 semanas ya que nadie le explicó, ni la guió, ni la asesoró. ¿Tendrá esto algo que ver? El caso es que me enfermaba con facilidad y supongo que eso hizo que se preocupasen de forma “extra” con la comida y mi alimentación. Para mí comer era una pesadilla porque me daban la brasa lo que no está escrito… Muchas veces hasta tenía prohibido beber más de un vaso de agua porque “se me hinchaba la barriga de agua y después ya no comía”. ¿No sería que mi cuerpo sabe lo que necesitaba y tenía sed? Cómo me enyugaba comiendo! De niña ODIABA LA HORA DE LA COMIDA…

Por lo general los padres, especialmente las madres, suelen ponerle mucha atención a esta parte de la crianza y me atrevo a decir que hasta se obsesionan.

Creen que los niños odian comer… que su naturaleza de niños les hace odiar la comida y que forma parte de la crianza tener que vivir metiéndole las cucharadas de potaje en la boca a la fuerza, a menos que te haya salido un niño “bueno de boca”. Esos niños son los buenos… los malos son los que te quieren hacer sufrir y no comen solo para amargarte la vida.

Asumen que la hora de la comida, lo normal, es que sea un infierno porque los niños odian la comida!!

Pues tengo noticias… Los niños no odian comer.

Como casi siempre busco ponerme en los zapatos de mi hija, tengo la tendencia de darle la vuelta a las cosas y plantearlas al revés.

Imagínate que estás en casa y es la hora de comer. Tu marido o tu mujer hacen la comida y te sirven el plato en la mesa. Pero cuando te sientas a comer te dice “hasta que no te lo comas todo no te levantas”. O “lo que no te comas ahora te lo comes de merienda”. jajaja Me muero! ¿Te imaginas comerte un arroz a la cubana a las 5 de la tarde? jajaja “¿Tienes hambre cariño? ¿Te apetece merendar? Ea! Aquí tienes el potaje de lentejas y el huevo frito que dejaste al medio día!” jajajaja

En fin, risas a parte… ¿Tienes siempre el mismo apetito? ¿Verdad que hay días en que no comes gran cosa, te saltas alguna comida o simplemente picoteas más que comes? ¿No hay días en los que te apetecen más cosas frescas, como fruta o algo específico? Cuando esas cosas pasan significa que EL CUERPO NOS HABLA.

Lo normal cuando uno de adulto se sienta a comer es que del plato que se sirve o le sirven coma lo que necesita y le apetece, no lo que le apetece al otro que te comas tú solo porque así el otro se queda más feliz y tranquilo. ¿No?

En lo personal creo que es un error tremendo obligar a un niño a comer.

Los niños no odian comer aunque ese sea el concepto que muchos tienen por tradicionalismo y por no saber hacer las cosas con sentido común. Los niños no son imbéciles. Si tienen hambre comen… si no tienen hambre no comen.

“Si un niño realmente no comiera nada de nada de nada (como afirman muchas madres)… se morirían.”

Uno debe aprender a fiarse del organismo del niño que es el que le pide determinadas cosas a veces en base a lo que su cuerpo precise.

A diferencia de mi otro post en el que dejaba claro que había estado teniendo problemas con el manejo de las emociones de Besay y sus perretas, JAMÁS he discutido con ella por la comida. Le sirvo lo que le haya preparado, tratando que sea algo variado, y si tiene hambre se lo come… si no… come poco o nada en ese momento y listo. Mas tarde cuando se le abre el apetito me pide comer y le doy.

A mi me pasa a veces lo mismo y no me muero ni me enfermo…

Creo que sí es correcto ofrecerle variedad a la hora de la comida, para que dentro de esa variedad el niño escoja qué comer. De resto, confiar en su organismo y su cuerpo que sabe lo que necesita y no volverse locos porque en lugar de comerse 2 papas se comió 1/4 de papa, y no tomó todo el potaje o lo que nosotros estimamos que debía comerse.

Observa su salud, su vitalidad… ¿Está bien? ¿Tiene buen aspecto? ¿Entonces por qué marcar cantidades y convertir la hora de la comida en un infierno? Suelta las espectativas con la comida para evitar que el niño realmente le coja manía y ofrécele variedad para que obtenga lo que necesita.

Otro punto que olvidaba era formular esta pregunta: ¿A ti te gusta absolutamente toda la comida? ¿No hay algunas cosas que simplemente no te gustan?… Ahhhhh… Pues al niño le pasa igual. No es que sea “malo de boca”, es que no le agradan ciertas cosas y no pasa nada.

También influye algo, y es el ofrecer al niño cosas saludables desde el primer momento para que se acostumbre a los sabores (aunque ello no es garantía de que le guste todo), y evitar dejarle comer porquerías que pueden causar problemas en cuanto a sus preferencias a la hora de comer. Un niño de 2 años no pinta nada comiendo papas fritas de paquete, gusanitos, golosinas, refrescos y otras cosas. Fíjate que eso si atenta contra su salud…

Hace unos días a la hora de la comida escuchaba a mi vecina, una mujer mayor muy vivaracha y simpática, que le daba la comida a su nieta mientras hablaba con la hija por teléfono, y le decía “es que esta niña come muy mal! Qué mala es esta niña para comer… Dios mío! Llevo casi una hora para que coma”.

La niña tiene la misma edad que mi hija, y mi hija también, en ocasiones, se tira una hora para comer. Es mortal… Pero son cosas normales! Y a veces lo que le pongo no le apetece, aunque sé que le suele gustar comerlo, y no se lo come, y a veces me enfada, pero lo acepto y trato de tomarlo con calma.

Evidentemente una como madre o como padre tiene que estar al tanto de lo que come o lo que deja de comer y ante una señal de pérdida de peso, mal aspecto, etc., debe consultarlo con el pediatra, pero evitar las obsesiones y los regaños durante la comida creo que es importante. Solo sirve la comida y olvida TUS espectativas…

Hay días que Besa come como un pájaro… y yo la observo y pienso “de dónde saca esa barriga rechonchuda con lo poco que come a veces?” jajaja. Pero ahí esta, sana como una manzana y feliz.

Otro factor a tener en cuenta es la genética de cada niño. Hay madres, o abuelas, que desean ver a sus hijos o nietos rollizos, rechonchitos y “sanos”, pero ojo, porque si tu hijo tiene tendencia a ser delgado quizás atentas contra su salud si buscas que suba de peso. Un niño rollizo no tiene por qué ser sinónimo de salud. Qué manía con desear controlar las cosas… hasta el peso de los niños.

Por último me encantaría recomendarles el libro del pediatra Carlos González titulado “Mi niño no me come”. Aquí en este post obviamente yo solo pongo mis puntos de vista y lo que voy aprendiendo y comprendiendo, que puede ser acorde a lo que los demás piensan o no, pero si quieres la opinión de un profesional aquí te dejo un mini vídeo muy cortito de este maravilloso pediatra:

Ya sabes qué hacer si te gustó! Comenta y comparte! :)

Deja un comentario

Alguien lo acaba de comprar
 
Alguien lo acaba de comprar
 
Alguien lo acaba de comprar
 
Alguien lo acaba de comprar
 
Alguien lo acaba de comprar
 
Alguien lo acaba de comprar
 
Alguien lo acaba de comprar
 
Alguien lo acaba de comprar
 
Alguien lo acaba de comprar
 
PASTOR ALEMÁN + 2 items
Alguien lo acaba de comprar
 
Alguien lo acaba de comprar
 
Alguien lo acaba de comprar
 
Alguien lo acaba de comprar
 
Alguien lo acaba de comprar
 
Alguien lo acaba de comprar
 
Alguien lo acaba de comprar
 
Alguien lo acaba de comprar
 
Alguien lo acaba de comprar
 
Alguien lo acaba de comprar
 
Alguien lo acaba de comprar
 
Alguien lo acaba de comprar
 
Alguien lo acaba de comprar
 
Alguien lo acaba de comprar
 
Alguien lo acaba de comprar
 
Alguien lo acaba de comprar
 
Alguien lo acaba de comprar
 
Alguien lo acaba de comprar
 
Alguien lo acaba de comprar
 
Alguien lo acaba de comprar
 
Alguien lo acaba de comprar
 
Alguien lo acaba de comprar
 
Alguien lo acaba de comprar
 
Alguien lo acaba de comprar
 
Alguien lo acaba de comprar
 
Alguien lo acaba de comprar
 
Alguien lo acaba de comprar
 
Alguien lo acaba de comprar
 
Alguien lo acaba de comprar
 
Alguien lo acaba de comprar
 
Alguien lo acaba de comprar
 
Alguien lo acaba de comprar
 
Alguien lo acaba de comprar
 
Alguien lo acaba de comprar
 
Alguien lo acaba de comprar
 
Alguien lo acaba de comprar
 
Alguien lo acaba de comprar
 
Alguien lo acaba de comprar
 
Alguien lo acaba de comprar
 
Alguien lo acaba de comprar
 
Alguien lo acaba de comprar