Lactancia después de los dos años… ¡Seguimos!

Después de mucho tiempo, más de un año, sin dar señales de vida y con el blog fuera de servicio puedo decir que… sigo viva!

Tengo tanto que contar, tantas experiencias nuevas, etapas y anécdotas vividas con nuestra peque! ¿Por dónde empezar? Tras considerarlo un buen rato y observar la pantalla en blanco he decidido empezar por la parte más notoria y llena de altibajos: la lactancia, y en este caso la lactancia después de los dos años.

Ya llevamos 2 años y todo va sobre ruedas. Bueno, miento… Tenemos nuestros momentos y es que llevo fatal lo de “sintonizar la radio”.

Al principio pensaba, y así nos lo hacen saber a muchas, que cuanto más van creciendo menos tomas hacen al día. Falso! No es que me desagrade dar el pecho, ni mucho menos, aunque pasé por alguna que otra crisis que ya contaré en otro post. Lo que sucede es que aunque dar el pecho es una experiencia increíble y altamente satisfactoria, entre otras muchas cosas, es algo muy sacrificado que implica aceptar que no eres dueña de ti misma. Esa es la realidad.

Cuántas veces he querido hacer algo y he terminado haciéndolo pero con mi pequeña gorgoja enchufada al pecho jajaja. Eso no lo llevo mal, lo que pasa es que cada vez que mama quiere tener acceso al otro pecho y me lo espachurra, pellizca, estira, escacha, lo presiona cual botón, pero no un botón cualquiera! No, no, no! Sino uno de esos que tienes que enterrar hasta el fondo para que cumpla su función… Esta es la parte que llevo mal. He intentado quitarle la manía distrayéndola con algo, como los famosos collares de lactancia, he intentado coger su manita para jugar con ella o que juegue con la mía, he intentado simplemente quitarle la manita y explicarle que a mamá le duele, etc., pero nada ha funcionado. Se enfada o lloriquea y protesta e intenta por todos los medios meter su mano en mi camisa, lo cual me resulta estresante, porque me tiene todas las camisas desvaradas!

Sin ser por eso la lactancia es bastante llevadera. No he notado que mame menos, pero como ya come de todo no me ando preocupando si salgo a hacer alguna cosa. Si le da hambre y no estoy el papá le da la merienda, o lo que le toque.

A estas alturas de la lactancia el estrés o el miedo del principio por estar segura de que produces suficiente o no desaparece por completo. Te vuelves ya una mami experimentada y sabes que la leche está ahí. Ya no hay preocupación, no hay inseguridad. Las cosas simplemente fluyen.

Lo que sí sucede es que te toca escuchar comentarios de todo tipo. Ya saben que a la gente le encanta opinar y si además se trata de un tema del que no tienen ni idea… mejor!

He de confesar que hay días en los que me siento frustrada, irritable, con muy poca paciencia y sin nada de ganas de dar el pecho. A veces siento ganas de esconderme en el baño por un buen rato! Esa imagen que a veces sentimos que debemos dar de “mamis perfectas” agota, y ni es real, ni es sano para una. Todas las cosas tienen su parte buena y su parte mala, y cada una decide si las asume o no.

Actualmente no utilizo mucho el sacaleches. Me fue de gran utilidad los primeros meses, tanto para ayudarme a producir más como para tener leche lista en caso de tener que salir por alguna razón, pero como dije antes, ahora ya no me preocupa tanto pasar algunas horas fuera y dejarla sin mamar porque ya come de todo. Quizás si planeo darle por la noche mi leche con gofio o avena entonces sí me saco.

Durante la noche a veces toma el pecho 800 veces y a veces solo una o dos. Trato siempre de que se acueste con la barriguita feliz, sobre todo porque casi siempre cenamos a una hora, pero ella se duerme hasta 3 horas después y quizás para ese entonces pueda sentir hambre de nuevo y ello significa querer mamar más durante la noche.

Y bueno, a rasgos generales así están las cosas actualmente con respecto de la lactancia. A veces me apetece destetar… pero luego pienso en lo bonito que es y la satisfacción que siento y se me pasa. Además, para ella sería bastante traumático ahora mismo y prefiero que salga de ella de una forma totalmente natural.

Una compañera de voley le dio el pecho a su hija hasta los 3 años y poco, y me contó que por lo general su hija era bastante sana, pero que desde que le dejó de dar el pecho lo ha notado mucho en la salud. Y no es de extrañar, porque existe un falso mito y es dicen que los bebés a partir de los 6 meses dejan de recibir o asimilar las defensas de la mamá a través de la leche, pero no es cierto. Lo que sucede es que a partir de esa edad ellos empiezan a generar las suyas propias, pero no dejan de asimilar las que les pasamos nosotras. También se dice que a partir de cierta edad ya la leche materna es agua, pero es falso. La leche materna nunca deja de ser nutritiva. Se adapta a cada etapa y edad del niño y siempre es perfecta en todos sus nutrientes. ¿Si le puedes dar de tu leche para qué le vas a dar leche de vaca?

Con respecto del destete opino que hay que dejarlos madurar por sí mismos y dejar que sean ellos quienes decidan de forma natural cuándo es el momento de dejar ciertas cosas o de comenzar con otras… como el orinal! Ja! Esto lo contaré en mi siguiente post. ;) Aunque por otro lado la lactancia es cosa de 2, y la mamá también tiene derecho a decidir cuándo ya no quiere continuar, sobre todo si dar el pecho ya no es algo agradable. Supongo que a ciertas edades los niños ya pueden ir comprendiendo mejor las cosas y cada mamá conoce al 100% a su hijo, con lo cual sabrá perfectamente cómo y cuándo hacerlo.

Suerte a todas!

Deja un comentario

Alguien lo acaba de comprar
 
Alguien lo acaba de comprar
 
Alguien lo acaba de comprar
 
Alguien lo acaba de comprar
 
Alguien lo acaba de comprar
 
Alguien lo acaba de comprar
 
Alguien lo acaba de comprar
 
Alguien lo acaba de comprar
 
Alguien lo acaba de comprar
 
PASTOR ALEMÁN + 2 items
Alguien lo acaba de comprar
 
Alguien lo acaba de comprar
 
Alguien lo acaba de comprar
 
Alguien lo acaba de comprar
 
Alguien lo acaba de comprar
 
Alguien lo acaba de comprar
 
Alguien lo acaba de comprar
 
Alguien lo acaba de comprar
 
Alguien lo acaba de comprar
 
Alguien lo acaba de comprar
 
Alguien lo acaba de comprar
 
Alguien lo acaba de comprar
 
Alguien lo acaba de comprar
 
Alguien lo acaba de comprar
 
Alguien lo acaba de comprar
 
Alguien lo acaba de comprar
 
Alguien lo acaba de comprar
 
Alguien lo acaba de comprar
 
Alguien lo acaba de comprar
 
Alguien lo acaba de comprar
 
Alguien lo acaba de comprar
 
Alguien lo acaba de comprar
 
Alguien lo acaba de comprar
 
Alguien lo acaba de comprar
 
Alguien lo acaba de comprar
 
Alguien lo acaba de comprar
 
Alguien lo acaba de comprar
 
Alguien lo acaba de comprar
 
Alguien lo acaba de comprar
 
Alguien lo acaba de comprar
 
Alguien lo acaba de comprar
 
Alguien lo acaba de comprar
 
Alguien lo acaba de comprar
 
Alguien lo acaba de comprar
 
Alguien lo acaba de comprar
 
Alguien lo acaba de comprar
 
Alguien lo acaba de comprar
 
Alguien lo acaba de comprar
 
Alguien lo acaba de comprar
 
Alguien lo acaba de comprar
 
Alguien lo acaba de comprar