Lactancia prolongada. Mi hija tiene 3 años y medio y le doy el pecho.

“¿Todavía le das?”, “la estás haciendo dependiente”, “eso ya no es bueno”, “jajaja… estará en la universidad y todavía querrá pecho”, “la leche a estas alturas ya es aguachirri”, “la niña ya está grande para eso”…

bla-bla-emoticon

Oh my God… cuántas veces no me habré topado con comentarios llenos de desconocimiento. Honestamente no me enfada, porque soy consciente de que es una cuestión de “mala educación”, no de cara a los modales (que también un poco la verdad), sino por falta de conocimiento. Es decir, en su educación, faltó aprender sobre estos asuntos y así es como hay que verlo y que tomárselo.

La gente cuando está delante de algo que no entiende, que se “sale de la raya” o de lo que es normal para ellos suele sentirse sorprendida y ese sentimiento de sorpresa puede hacer que reaccionen de muchas maneras. Ello significa que actuarán muy probablemente de forma precipitada haciendo un comentario que no procede o mirando raro.

Algunos se preguntarán “¿cómo has conseguido durar tanto tiempo dando el pecho?” o “¿cómo has hecho para que la leche no termine”?, y he de decir que ambas frases siguen cayendo en el error.

La lactancia, para que realmente funcione, debe ser a demanda. ¿Por qué? Porque cuando nosotros le decimos al pecho cuándo toca dar, y no el bebé, lo único que hacemos es desajustar la lactancia entre el bebé (el demandante) y el pecho. Esa es una regla de oro que no se puede quebrantar.

El bebé es el que manda a la hora de tomar el pecho.

Todas estas cuestiones básicas, aunque no muy conocidas entre la sociedad, las llevo tiempo explicando en mi post sobre Lactancia Materna Exclusiva. Ahí encontrarán los detalles de todos los conceptos elementales y lo necesario para entender bien este tema.

Como yo no me quiero extender o repetir volviendo a hablar sobre cuál es la manera correcta de dar el pecho para que la lactancia funcione, voy a hablar más bien sobre cómo he hecho para “extender” la lactancia hasta los 3 años y medio (y lo que nos queda).

En realidad no tiene mucho misterio… ¿Quiéren saber cuál ha sido mi regla de oro, mi santo grial?
Pasar un kilo y medio de las opiniones de todo el mundo.

nene-gif

Si no me he quedado sin leche hasta el día de hoy ha sido porque simplemente Besay ha seguido mamando, y mientras exista un demandante seguirá habiendo leche.

Sin embargo, he de contar algo, y es que hasta hace unos pocos meses yo había sentido que la cantidad de leche se había reducido. Le preguntaba a Besa si salía leche, y ella me hacía el gesto de que sí, pero le agregaba la señal de “un poquito” con su manita.

Yo suponía que lógicamente sería porque durante el día las tomas se habían reducido mucho, siendo más abundantes en la noche. Entonces me di cuenta de otro detalle que también creo que está relacionado, y es que a la hora de lactar se engancha de forma muy superficial, con lo cual no hace el mismo trabajo de succión que hacía 2 años atrás.

Los niños según van creciendo se van haciendo expertos en el tema de succionar, y en ocasiones puede parecer que no están sacando nada o que han comido poco porque han mamado muy rápido, pero en realidad no es nada de eso, sólo se han vuelto expertos en la materia.

Por este motivo no terminé de estar segura de si podía ser eso o no. El caso es que sin más, aumentaron las demandas y noté que casualmente también se pegaba mejor al pecho y, en consecuencia ahora volvemos a disponer de más cantidad de leche. ¿Cómo lo sé? Le he preguntado a la experta y me ha dicho que sale mucha. Así que..

En cualquier caso, haya leche o no, el pecho sigue siendo un modo de conexión, consuelo, y otras tantas. Yo estaba bien dispuesta a que si en algún momento me quedaba sin leche, porque la cosa estaba menguando, Besay podría seguir pegándose a él si así lo quería, porque no es solo una cuestión alimenticia. Es mucho más.

En definitiva, lo que he hecho ha sido seguir nuestro curso normal, ignorar los comentarios y dejar que la lactancia nos lleve.

No es cierto que la leche es aguachirri. La leche materna nunca jamás pierde sus propiedades, y está demostrado que no importa la dieta o la mujer, la leche materna siempre tendrá la misma receta, los mismos nutrientes y todo lo que nuestro hijo va necesitando. Lo que sí cambia es en cuanto a cantidades y porcentajes, que va directamente ligado a las distintas etapas de crecimiento del niño.

Leí recientemente que después del primer año, la leche llega a tener más cantidad de grasa que en los primeros meses. Así que de aguachirri nada.

Sabíamos que los niños de las mujeres que consumen estos suplementos tienen tests de desarrollo mejores y tratamos de averiguar si había diferencias en la leche materna, pero no las hay. En la leche inicial aparecen grandes ventajas de los suplementos, pero conforme van amamantando se van igualando, así que la leche es buena independientemente de lo que la madre consuma. Eso refuerza la idea de que no hay leches malas y además son mejores cuanto más tiempo pasa de lactancia, es decir, que a los 30 días las propiedades de la leche son mejores que a los dos días. Las propiedades ligadas al desarrollo y a otros factores metabólicos de 15 en 15 días van progresando, la leche se hace más beneficiosa conforme pasa el tiempo. Eso está en consonancia con que el efecto de la lactancia sobre el desarrollo de los niños es mayor cuanto más se mantiene.

Declaraciones de Inés Velasco López.

Te recomiendo leer el artículo entero, del cual saqué esta cita de Inés Velasco, ya que explica los detalles de una investigación que se hizo en España sobre la lactancia, y sobre si hay cambios en la composición de la leche al compararla con la de varias madres que se alimentan de forma distinta.

Y también les recomiendo encarecidamente que lean este otro artículo del blog de Julio Basulto, también muy bueno, explicando sobre la leche materna después del primer año.

lactancia prolongada

Deben tener muy claras las cosas, y entender que aun cuando algún “profesional” te dice que tu leche ya no le hace nada, que lo destetes, etc., debes ser consciente de que ese “profesional” solo está siguiendo un protocolo que le ha sido enseñado bajo parámetros a día de hoy OBSOLETOS que se repite y se repite, y que deberían actualizar, modificar y derribar ya de una vez por todas, porque hay madres que sí escuchan esos consejos y se cargan la lactancia.

¿Me da vergüenza o reparo darle el pecho en el parque delante de los padres, viendo lo grande que está Besay? Honestamente NO. No es que me guste ir con el pecho por fuera, en plan Juana de Arco reivindicando la lactancia materna, pero si mi hija me pide el pecho y no disponemos de algún lugar menos visible, se lo doy igualmente donde estemos. Evidentemente, por la edad que ella tiene y la falta de normalización por parte de la sociedad, la gente siempre se sorprende. Hay quienes comentan algo por lo bajo entre ellos, hay quienes me preguntan con sorpresa si todavía le doy, pero francamente son muy pocos los que dicen algo negativo al respecto. Más bien me preguntan si es bueno, etc., y es entonces cuando aprovecho y les explico.

Para aclararlo, cuando digo que busco un lugar más íntimo o menos visible, es porque opino que, aunque no me gusta sentir que me tengo que esconder para no incomodar a nadie (porque no lo hago por los demás sino por mi), no me siento muy cómoda sacándome el pecho delante de gente que no conozco. Si lo tengo que hacer lo hago con naturalidad, obviamente, pero intentando que se me vea el pecho lo menos posible.

Estoy a favor de dar el pecho en donde haga falta dar el pecho, simplemente que a mi, en lo personal, no me hace sentir cómoda sacarme el pecho delante de cualquiera y si el sitio donde estoy me permite pasar ese rato en la intimidad, pues para mí mejor.

Otro asunto que ya me olvidaba de comentar también, era que cuando en el título pongo “Lactacia prolongada”, lo pongo así porque para la sociedad no es muy habitual ver a niños mayores de año y medio tomando teta y se suele considerar que la lactancia “se prolonga” cuando ésta no se corta de forma antinatural, que es lo que se suele hacer. Sin embargo no debería usarse ese término, porque no es una cuestión de que se “prolongue”… Eso suena a que lo normal es llevarlo hasta cierto punto y luego cortar.

No considero que esté prolongando nada… Solo le doy el pecho a mi hija porque aún lo necesita y lo demanda, y eso no tiene nada de raro ni de inapropiado, y no, no seguirá tomando teta cuando sea adulta por el mismo motivo que un adulto no toma biberón. Del mismo modo no seguirá durmiendo con nosotros cuando esté en la universidad, por el mismo motivo por el que un universitario no duerme en la cuna.

Y ya está… es simple. :)

¿Te gustó este tema? ¿Cuántos años tiene tu peque? ¿Siguen con la lactancia? Si también te has topado con opinólogos y quieres contar tu anécdota déjala en los comentarios! Me encanta leer ese tipo de historias.

Ah sí… Y comparte!

 Imagen de la portada: Diseñado por Freepik

2 thoughts on “Lactancia prolongada. Mi hija tiene 3 años y medio y le doy el pecho.

  1. Hola Aday! Soy Marta mama de una niña que hoy hace 2 años y sigo dandole el pecho, es una niña muy charradora y hace unos días cuando se pone al pecho, me dice mama no sale, pero me ha pasado hasta por la noche q de normal es cuando mas le daba, con lo cual mas notaba q producía al oír como ella tragaba. Nunca le niego q se ponga al pecho, además mas o menos me suelo pedir siempre para la siesta o después de la siesta, para dormir por la noche y alguna toma nocturna. No m suele pedir durante el día. La verdad es q en mi entorno no conozco a nadie q haya aguantado tanto dando el pecho y los comentarios de la gente son agotadores, hasta de los pesados abuelos…. Si es q mama ya no tiene teta… Q horror! Q agotamiento! Vosotras pasasteis por alguna etapa parecida?? Vera llora hasta si no le sale y ya m hace hasta plantearme el dejarlo, pero lo he llevado tan bien q no quiero q sea por mi, si no de manera natural!

    1. Hola Marta.
      Gracias por compartir conmigo tu experiencia con la peque. Pues te comentaré que en nuestro caso, como durante el día habían menguado las tomas, también noté que salía poca leche. Le preguntaba a Besay y ella me decía que sí salía, pero poquito. En nuestro caso ella no se ponía a llorar, simplemente seguía en el pecho a modo de chupa o se aburría y se iba. Supongo que por eso no le puse mucho reparo, ya que para Besa no parecía ser un problema. Sin embargo como ella no dejó de pedir la teta, al poco, le volví a preguntar si salía poquito todavía y me dijo que no, que ahora salía más. Así que quizás solo fue una de las tantas “regulaciones” de la lactancia. Quién sabe!
      Yo sí que estoy cansada de comentarios, aunque curiosamente en la calle ya no recibo ningún comentario negativo (aunque a veces sí veo miradas raritas jaja), y donde más encuentro ese tipo de comentarios es por parte de la familia… Me sorprende de que después de tanto tiempo demostrando que sí pude dar el pecho, que sí tengo leche, que sí es beneficioso, que Besay tiene una salud de hierro, etc., todavía salgan comentarios del tipo “eso es malo”. Pero bueno… Finalmente acepté que ellos son así, y hago oídos sordos.
      Oye, con respecto de eso último que me comentas sobre destetarla de forma natural… te recomendaría que leyeras el post del destete. Tal vez te interese un punto de vista distinto. Gracias y que Vera y tú estén bien!

Deja un comentario