¿Qué llevar al hospital cuando sea la hora del parto?

Nervios, nervios y más nervios!

Esta es otra pregunta maestra que a muchas mamis inquieta. ¿Qué llevar al hospital cuando sea la hora del parto?

Quieres llevártelo todo y a la vez no sabes por dónde empezar o qué llevar.

Mi cuñada me prestó en su día un libro muy bueno sobre embarazo, el parto, el puerperio y todo eso y nunca olvidaré cuando llegué a la parte en la que habla sobre qué llevar al hospital, porque había una lista dividida en dos enunciados. En el primer enunciado decía “para la madre” y en el segundo “para el bebé: varios pares de calcetines, peleles, gorrito,…”. En ese momento en el que leí “para el bebé” me di cuenta de que realmente iba a entrar ese día al paritorio yo sola y horas después saldríamos 2 de allí.

Hacer la maleta con las cosas del bebé fue muy sobrecogedor, emocionante y ardía en deseos de ver su cara, saber cómo era, a quién de los dos se parecería y muchas más cosas. Fueron muchos sentimientos la verdad. Sentía miedo de qué pasaría a la hora de ponerme de parto, porque en realidad cualquier tontería lo puede cambiar todo y lo que iba a ser un parto natural de pronto se vuelve una cesárea de urgencia o, en mi caso, unos fórceps. También era posible que no hubiesen paritorios disponibles y en ese caso me quedaría sin epidural… Al final todo salió bien, pero lo pasé un poco mal ante esa posibilidad de la epidural. Las que quieran saber al detalle todo lo que sucedió, que no fue poco jajaja, durante mi parto lo pueden leer en el post.

Bueno. El caso es que hice una lista y para mi llevé:

– Todo lo necesario para el aseo personal (gel de baño, cepillo para el pelo, cepillo de dientes, yo me llevé el maquillaje porque me negaba a estar con mala cara jajaja, las que lleven lentillas como yo pues ya saben, el kit completo jaja, y lo que necesiten).

– Ropa interior por un tubo, braguitas de algodón preferiblemente y recomiendo que compren las que son altas estilo faja que agarren la tripa porque se van a sentir un tanto extrañas tras el parto porque el bebé al no estar ya en el vientre, se siente como si hubiese un gran vacío y la barriga tiende a “colgar”. Digo por un tubo porque con el sangrado, sobre todo esos primeros días en el hospital, te manchas a cada momento aun con las compresas.

– Varios paquetes de compresas de maternidad de algodón, no de celulosa. El algodón es más natural y absorbe mejor. Evita irritaciones e infecciones. En el hospital te dan compresas. Las tienes preparadas en la habitación cuando te suben tras el parto, pero les recomiendo que lleven las suyas porque el hospital las da de celulosa y son hasta más incómodas.

– Para dormir yo llevé varios camisones con botones por la parte de arriba, para poder sacar el pecho con facilidad.

– Discos absorbentes para cuando la leche suba y haya pérdidas ocasionales, para no mojar la camisa o lo que llevemos puesto y también son importantes no solo para no mojar nuestra ropa, sino para proteger el pezón y mantenerlo limpio, para evitar que el bebé pueda contraer alguna infección.

– Zapatillas de levantar para estar por la habitación cómodamente.

– De ropa pues con la que hayáis llegado al hospital y ya dependiendo de cada una, si quiere ponerse algo concreto para el día que vuelva a casa, pues lo lleva.

– Yo soy una glotona y no soporto la idea de estar en un sitio, como en un hotel, y verme por la noche sin nada de comida. Así que recomiendo llevar cosas para picotear, pero tengan en cuenta que tras el parto se quedan resentidas de ahí abajo y se puede ver afectada hasta la zona cercana al ano y ello implica que si dan ganas de ir al baño lo ideal es haber tenido una dieta blanda rica en jugo y líquidos que ayuden a evacuar mejor en ese momento. En el hospital recuerdo que nos dieron a mi compañera y a mi, por la noche, un laxante para ayudar un poco a la causa. Lo que yo llevé fue mayormente fruta, que me encanta, jugos y compotas. No me apetecía otra cosa. Estaba seca!! Bebía agua sin parar y comía fruta a todas horas.

– Si quieren pueden llevar algo de entretenimiento.

– Algo importante y que pocos comentan es llevar también cosas para el papá. Él también pasará mucho rato allí metido y necesitará tener sus cosas personales a mano, cosas de picoteo también y de entretenimiento. Yo le recomendaría que llevara ropa cómoda estilo chandal para los que puedan pasar allí la noche o simplemente necesiten echar una cabezada.

El hospital te da toallas, igual que un hotel.

Para el bebé:

En el hospital te suelen dar muchos pañales, pero recomiendo lleven los que ustedes quieran porque no suelen ser muy buenos. A mi en lo personal me gustan mucho los de la marca Deliplus.

– Peleles o dos piezas, lo que cada una prefiera. A mi me parecen más cómodos los peleles porque al ser enteros, cuando coges al bebé o lo acuestas, etc., no se le mueve ni se le rueda la ropita, que es lo que suele pasar con los dos piezas.

– Bodys, que viene a ser como la ropa interior. Dependiendo de la época del año, entre otras cosas, recomiendo se fijen en si es mejor comprar bodys de manga corta o manga larga.

– Calcetines. ¿Por qué? Pues porque a parte de que puede hacer frío, aunque están en una habitación en el hospital, pueden pasar diversas cosas, como por ejemplo que el bebé nazca con algún pequeño problema, como le pasó a Besay, siendo que estaba totalmente sana, pero a la hora de nacer se complicó un poco el parto y nació con un pulmón húmedo, que ya no lo tiene, solo fueron 2 días, y eso implicó que tuviese que estar 3 días en la zona de cuidados intensivos pediátricos y no en la habitación. Cuando esto pasa, aunque allí les dan ropita, no los suelen tener muy vestidos, imagino que por comodidad para las enfermeras y auxiliares de esa zona, y viene bien ponerles unos calcetines.

Recuerdo, y nunca lo olvidaré, a Marcos. Marcos es un bebé que nació con Ictericia y lo colocaron también en la misma zona que a Besay. Estaba justo en el nido de enfrente. A Marcos lo tuvieron que poner desnudito, solo con el pañal, con una lámpara de rayos justo encima para corregir el problema. El pobrecito tiritaba y lloraba y su mamá solo podía observarlo y hablarle. Encima le habían colocado como una venda al rededor en los ojos, estilo antifaz, para proteger sus ojos de los rayos y no podía ver nada. No lo podían vestir, pero sí se le pudieron poner unos calcetines que Besay le cedió jejeje.

– Toallitas húmedas.

– Mantitas.

– Chupas, aunque es opcional. Yo no soy partidaria de todo lo que pueda suponer sustituir el pecho de la madre, pero Besay por ejemplo no tiene ese vicio que tienen otros bebés con la chupa y no me es un problema. Tampoco la confunde a la hora de succionar. Para ella la chupa es la chupa y el pezón el pezón. Tampoco la pide y si no la tiene puesta y está a lo suyo no hay problema. Así que todo depende de la preferencia y “política” de cada mamá jejeje.

– El hospital debe facilitar sacaleches, lo cual opino es necesario usar. En cualquier caso sería bueno que se enterasen en vuestro hospital o clínica si los facilitan, para que en caso negativo estén a tiempo de adquirir uno. En el post sobre lactancia materna exclusiva menciono el que uso yo y explico por qué lo recomiendo.

– Como Besay estuvo en la zona de cuidados neonatos, desconozco el ritual que existe para bañar al bebé en el hospital cuando éste está con la mamá en la habitación. No sé si lo bañas tú misma en tu baño, si se lo llevan y te lo traen oliendo a rosas jajaja no lo sé! Pero no estaría de más usar alguna de esas muestritas que regalan en las farmacias y en revistas, dado que son pequeñas y cómodas de llevar, tanto de gel de baño espumoso y de crema hidratante.

– La que quiera llevar sus propias toallas pues que lo haga.

– Gorrito para cuando vaya a salir del hospital y la ropita con la que cada cual quiera vestir a su bebé el primer día tras recibir el alta.

Si quieres llevar muchas cosas llévalas si te vas a quedar tranquila. Pienso que es un momento importante y que lo que prima realmente no es en acertar con lo que se lleva, porque en realidad, eso es lo de menos, sino en ir tranquila. Si te vas a quedar mejor llevándote media casa… pues hazlo! jajaja Es tu día, tu momento y tu derecho.

Yo llevé muchas cosas y aún así necesité que me bajaran algunos objetos personales de casa al hospital.

Y eso es todo. Todavía recuerdo las veces que hice y deshice las maletas revisándolo todo, quitando, poniendo, suspirando… jajaja.

En fin! Terminaré este post diciendo las mismas palabras que utilicé al comenzarlo…

Nervios, nervios y más nervios!

^^

 

Deja un comentario