Mastitis. ¡Qué dolor!

Ay madre la primera vez que me dio mastitis. De veras me asusté y temí por mi pecho. “Qué exagerada mujer!” jajaja (me contesto yo sola), pues sí, pero es que se me formó de buenas a primeras un bulto bastante grande y duro en un lateral del pecho derecho. Parecía que tenía algo dentro, una pieza de lego o algo así jajaja. Enserio!

Una mastitis (o inflamación de la glándula mamaria) se puede formar por diferentes motivos: obstrucción de alguno de los conductos, infección por mala higiene de la zona o por tocar la zona con las manos sucias, etc., infección de algún tipo en la boca del bebé, acumulación prolongada de la leche, deshidratación, … Muchas son las opciones que se barajan.

Lo raro para mi fue que se formó sin más y no me di cuenta hasta que me quité el sujetador y sentí un dolor fuerte y como el pecho congestionado. Me palpé y ahí estaba. La pieza de lego! jajaja.

Lo primero que traté de hacer fue sacarme la leche, pero a penas salía nada. “Está obstruido” pensé. Como vi que no podía sacarme la leche y que el dolor era considerable, decidí acudir a urgencias.

Desde luego es mi primer consejo. Si se notan algo así, a pesar de ser algo común en las mamis que damos pecho, hay que ir al médico lo antes posible.

Cuando me atendió la médico me dijo que no veía rojez en la zona, ni la notaba caliente, aunque estaba francamente dura, y que al no haber rojez no había indicio de que fuese necesariamente una infección. Dijo que posiblemente hubiese lo que yo pensé, una obstrucción de alguno de los conductos y que lo que debía hacer era ponerme bastante a la niña y que usara el sacaleches también. Me dijo que también podía masajear la zona con cuidado y aplicar calor para dilatar un poco los conductos y ayudar a que la leche fluyera mejor.

No me quiso mandar antibiótico ni nada por aquello de que se pasa a la leche y como tampoco lo vio grave… Me propuso esperar unos días a ver si remitía solo y así fue.

Ufff qué alivio! Al final como el sacaleches no succiona ni la mitad de bien que la nena, pues opté por ponérmela todo el rato. Incluso, aunque me dolía bastante cuando mamaba, probé una técnica ancestral que leí una vez durante el embarazo sobre este tema y consiste en poner al bebé al pecho y separarlo a lo “brusco” (sin introducir el dedo en su boca para romper la succión). De este modo, aunque duele, ayudas a que si hay obstrucción el conducto se destapone y así sucedió.

Una de las veces que me la separé a lo brusco me fijé en el pezón y tenía como un grumo, bastante sólido, a medio salir. Me lo pude terminar de quitar, no fue nada complicado y volví a poner a la peque. Me vació lo suficiente como para sentir el alivio inmediatamente y terminar con ese dolor y la mastitis.

La segunda vez que me dió fue algo más leve pero fue en el mismo pecho y en la misma zona. Esta vez no fui al médico sino que me masajeé y apliqué la misma metodología anterior y fue un éxito.

Yuhuuu! jajaja. Mira que cuando leí lo de separar al bebé del pecho sin poner el dedo ni nada, pensé…”hay que ser salvaje” jajaja. Pero lo probé y me funcionó! Así que lo recomiendo.

Eso sí, primero siempre vayan al médico porque nunca se sabe!

¿A cuántas les ha pasado? ¿Qué hicieron para aliviar los dolores o para bajar el hinchazón? Dejen aquí sus experiencias que de seguro les servirá a otras mamis.

Aquí vemos un ejemplo (grave) de mastitis donde se forma un absceso (pus en una de las glándulas). Este sería un caso para tratar con antibiótico. Cuando se agrava un poco la mastitis da fiebre, malestar general, etc.

 

 

Deja un comentario