Mi hija no quiere el pañal ¿Llegó la hora de dejarlo?

Mi hija no se deja poner el pañal. Hace unos meses que viene pasando, pero no he tenido a penas tiempo para escribir con calma.

Resulta que Besay la mayoría de veces en las que intento cambiarle el pañal no se deja, huye, grita y se esconde. Me dice “no, no! Mamá, no, caca!”. jajajaja A mi me da risa lo de “no, caca”, porque es lo que le solemos decir cuando va a tocar o coger algo que no queremos que coja. Así que ella nos devuelve esa expresión cuando tampoco desea que hagamos o cojamos algo.

Otras veces le pregunto “tienes caca?”. Ella se agarra el pañal y, tenga o no tenga caca, me dice que no. Creo que se empieza a sentir un tanto violenta o incómoda con el hecho de hacerse sus cosas encima, y hasta a veces le noto como vergüenza. Ahí entra en juego el autoestima y nuestra reacción es muy importante. No olvidar que de nosotros depende cómo sea su autoestima.

Yo actúo con naturalidad. No digo cosas como “qué cochina! Se hizo caca!”, ni cosas así (y he visto madres que lo hacen) o, por ejemplo, ponerme a bufar y suspirar como molesta porque “ahora me toca cambiarla”. Simplemente le digo “vamos al baño a limpiarnos” y trato de incluirme con ella para que no se sienta señalada.

Hace tiempo le compré un orinal. Hay más opciones, como comprar un adaptador para la taza del inodoro, que es como una tapa igual que la de toda la vida pero en un tamaño más pequeño para que el niño o niña se puedan sentar sin riesgo de escurrirse y desaparecer por el retrete jajaja.

A mi me gustó más la opción del orinal de toda la vida, porque si quieres lo puedes dejar en la sala o llevarlo a la zona de la casa donde mejor te venga. Suena un poco raro, pero el orinal de mi hija ya forma parte de la decoración del hogar jajaja. Pon un orinal en tu salón! Quedará de lo más acogedor e íntimo!

Yo no estoy a favor de “forzar” a los niños a comenzar con las etapas. Por ejemplo hay quienes buscan que los niños dejen el pañal y comiencen a usar el orinal sin que ellos lo hayan pedido o comiencen a mandar señales de que tienen curiosidad por el tema. Los niños, cada uno de forma individual, tienen su propio ritmo de madurez y considero importante dejarlos a ellos que lleguen solitos a esas etapas en lugar de imponerlas nosotros. Lo considero importante porque no solo forma parte del respeto sino que no intervenimos en lo que debe ser natural. Algo en lo que he razonado, y de cara a cosas que he leído, me llevan a la conclusión de que cuando intervenimos en las etapas que en verdad deben llegar de forma natural lo que estamos haciendo en la personalidad del niño es acostumbrarlo a que no sea capaz de desarrollarse y avanzar por sí mismo dado que se acostumbra a que otra persona le diga cuándo es el momento de hacer esto o lo otro. Posiblemente estemos creando en su personalidad la costumbre de no hacer o saber hacer las cosas por sí mismo y necesite siempre un empujón o una señal externa que le diga qué hacer.

Dejando a un lado mis rollos psicológicos, honestamente es una lata esta etapa. Las cosas como son! Cuando no se quiere poner el pañal opto por decirle “¿quieres que te ponga una braguita?” Ella asiente o me dice que si y entonces vamos al cuarto y escoge una. Una vez que la tiene puesta la llevo hasta el orinal y le explico que ahí es donde tiene que hacer sus cositas porque en ese momento no lleva pañal. Ellos entienden independientemente de si hablan bien o no. Solo necesitan comprender en la práctica que lo que les decimos es cierto. Es como en la ciencia… Se aprende con el “ensayo-error” y están en su derecho. No te enfades o le regañes si se hace la pipí encima. Todo eso se traduce en humillación y sentirse mal, y lo que debe ser una etapa natural se convierte en un trauma que puede costarnos caro.

Hay niños que se traumatizan y pasan de querer dejar el pañal a no querer dejarlo, y otras reacciones similares que no son normales y todo por temor a hacer sus necesidades.

Te aconsejo que tengas mucha paciencia y compres una fregona nueva, toallitas o lo que más te guste para limpiar porque las vas a usar quizás con mucha frecuencia, aunque hay niños que aprenden rápido y tienen menos accidentes que otros.

Durante este proceso dejo que me acompañe al baño y vea cómo es el ritual de la pipi, y cuando lleva sus braguitas y le explico con el orinal delante le bajo su ropita interior para que entienda que antes de sentarse debe retirarla hacia abajo. Algunas veces no le da tiempo y se sienta y se hace la pipi con la braguita puesta. Entonces espero a que termine y cuando se levanta le pregunto “¿te mojaste verdad?”. Ella me responde que si, y entonces le vuelvo a explicar lo de bajarse la ropita antes de hacer sus cosas.

Toma su tiempo, y como digo es latoso por aquello de que se mojan mucho la ropa al no llevar el pañal, pero forma parte de su madurez y hay que mostrarse comprensiva y amorosa. Para quienes están en épocas de frío o viven en zonas donde el frío es el pan de cada día será un poco más latoso por aquello de que mojan más ropa. Donde nosotros vivimos afortunadamente hace calor y la enana se pasea con su braguita por la casa, así que es mucho más cómodo que tenerla que desvestir completa y volver a vestir.

Hay quienes utilizan las braguitas de aprendizaje. Nosotros las usamos un tiempo porque nos resultaban más cómodos que los pañales normales. Pero no las usamos con miras a este tema, sino que nos resultaron novedosas y más cómodas de quitar y poner, y sencillamente sustituyeron el pañal de siempre.

Para quienes no sepan de lo que hablo, las braguitas de aprendizaje son pañales sin las tiras de pegar a los lados. Son como una braga o calzón. El niño mete los pies y se suben como si fuese una prenda normal de vestir. Cuando se va a retirar se rasgan por los laterales y listo. Son cómodos.

Panal braguita entrenadora

Estos los consigues en Mercadona.
Estos los consigues en Mercadona.

Ahora mismo ya no los estamos utilizando porque no consigo paquetes grandes y los que encuentro vienen entre 20 y 26 braguitas y son algo caros, pero son una buena opción para las que aún no se atreven a ponerle una braguita o calzón al niño, porque aunque siga siendo un pañal para el niño cambia la cosa y al ser novedoso lo aceptan muy bien. El mismo niño puede bajar y subir el pañal si tiene ganas de hacer sus cosas y en caso de que no le de tiempo el pañal evita que se moje la ropa. También puedes alternarlos con otros pañales normales durante el día.

Yo creo que aprenden un poco más rápido si ellos al fallar se lo hacen encima porque adquieren mayor conciencia, a causa de la incomodidad, y como que aprenden antes. Besay está ahí ahí, porque aunque estuvo hace unos meses queriendo hacer sus cosas en el orinal tuvimos un parón y ahora lo volvimos a retomar.

La verdad es que no es un tema que me agobie o con el que tenga especial prisa… Más bien la dejo a ella aunque siempre es importante el animarla y ser constante mostrándole el orinal y dedicándole tiempo para explicarle.

Es posible que algunos no lo sepan, pero los pañales de tela además de ser más saludables y amables con el medio ambiente, ayudan a que esta etapa llegue antes. No digo que sea así siempre, pero en muchos casos ayuda porque el niño siente un poco más que está húmedo y al sentirse incómodo con ello hace que tome conciencia antes.

Por ahora eso es todo!

Si te gustó no olvides compartirlo y comentar cómo fue la experiencia con tu peque! Las mamás lo agradecerán.

 

Deja un comentario