Piernas hinchadas en el embarazo

Yo trabajaba en una estación de servicio. Concretamente en la tienda. Tenía que pasar 8 horas seguidas de pie, tras el mostrador atendiendo gente. Obviamente mis jefes me decían que cada vez que lo necesitase me sentase y descansase un poco. Pero era tal el calor que pasé, dado que los meses de verano me cayeron encima cuando estaba a mitad del embarazo, que se mezclaba todo y lo que nunca me había pasado me pasó: se me hincharon las piernas que parecían las de mi abuela. Mis tobillos desaparecieron jajaja. Era un horror. Me sentía como la mujer de Shreck. “Hola! Soy Fiona!” Me levantaba un poco el pantalón y me miraba los tobillos y era como ver una butifarra gigante embutida dentro de unos tenis jajaja.

Qué susto! Cuando llegaba a casa con ese dolor de pies, las piernas hinchadas y ese calor tan intenso después de haberme levantado a las 5 de la mañana para ir al trabajo… de lo único que tenía ganas era de tirarme a una piscina y quedarme en remojo el resto del día flotando como una aceituna (y ciertamente lo parecía). Ojalá no se les pongan así las piernas nunca!

Algo que me preocupaba, eran las varices, porque el hincharse tanto las piernas era síntoma de que la circulación no va bien. Empecé a notar al cabo de las semanas que aparecía alguna que otra venita en mis muslos y detrás de estos.

Cuando llegaba a casa llenaba de agua la bañadera de la ropa, le ponía hielo y sal, me sentaba en el sillón y metía mis pies por un buen rato hasta que el agua dejaba de estar fría. A veces daba la sensación cuando iba a meter los pies en el agua que ésta empezaría a bullir cual agua hirviendo jajaja. Otra cosa que también hacía y que me sentaba muy bien era acostarme en la cama, del revés y apoyar los pies en la pared, levantándolos para ayudar a la circulación y que se deshinchasen. Mi marido me ayudaba y, además, me había comprado una crema que venden en Mercadona que es efecto frío. Es para las piernas cansadas. Está bastante bien, pero no lo usé mucho la verdad… Siento que solo da sensación de frío por fuera, pero poco más, aunque tal vez me equivoque. No le di un uso prolongado como para notar el efecto.

Mi matrona me recomendó intentar caminar, elevar los pies bastante, masajearme mucho, utilizar agua fría en las duchas y tratar de no pasar muchas horas sentada porque eso, junto con el peso de la tripa sobre la ingle, hace que la irrigación hacia las piernas sea dificultosa y provoca que se puedan hinchar. Creo que son buenos consejos y pequeñas cosas que se pueden hacer a lo largo del día para evitar todo esto.

Fuera varices!! jajaja

Por cierto, al final no me salieron muchas. Solo 2 y pequeñitas!!

De todos modos, si me hubiesen salido más pues… qué le vamos a hacer? Durante el embarazo según iban pasando los meses me iba mentalizando más y más de que mi cuerpo podía quedar más o menos distinto, pero creo que lo llevaba bastante bien. Tenemos que entendernos y trabajar el aceptarnos. Si bien es cierto que debemos cuidarnos también debemos aceptar que tal vez queden marcas, cicatrices, estrías, nuestro vientre plano deje de ser plano y cosas así, porque forma parte de la vida y de todo. Si tu cuerpo cambia acéptate y aunque nada te impide que te cuides, no creo que sea sano obsesionarse. Trajiste una vida al mundo!

Si quieren leer sobre las estrías y lo que hice para que no me saliese ninguna en todo el embarazo clic aquí!

¿Y a ti? ¿Se te hinchan las piernas? Cuéntanos cómo haces para aliviarlo!

Deja un comentario