Creo que es algo bastante normal que, al menos, todo el que tiene o ha tenido un perro en su casa ame también al resto de estos peludos, cierto?

Personalmente se me arruga el alma cada vez que estoy revisando mi cuenta de Facebook y veo fotos y portadas del tipo:

¿Quién no ha tenido un vecino o incluso un conocido que tiene al perro atado en una azotea o patio día tras día, llueva o haga un sol desgarrador? Estoy segura de que en algún momento de nuestras vidas nos hemos topado con esa clase de persona a la que miramos y nos preguntamos “para qué quieres tener perro si ni si quiera lo cuidas”…

Yo misma el año pasado dediqué tiempo y energías en denunciar a un vecino que tenía 2 perros encantadores todo el bendito día en la terraza, desnutridos, al sol y la lluvia, y conviviendo entre su propio excremento porque no salían a la calle jamás. Una era una abuela pit y el otro era un cachorro pit también. Me las ingenié para echarles la comida a diario por detrás del muro de mi terraza sin que nadie me viera, y cada vez que salía del edificio y pasaba obligatoriamente por fuera de su terraza, tenía que aguantar los llantos de los perros cuando me olían y veían salir.

No me quiero enrollar, pero fueron unos meses bastante desesperantes.

A lo que voy es a que sin querer y, a través del blog y la tienda, di con una forma de poder echar un cable a las personas que a diario enfrentan este tipo de injusticias y malos tratos, que luchan por los derechos de los animales y que dan la cara tanto a la hora de ir a denunciar como a la hora de hacer voluntariado en refugios y albergues para cuidar de estos angelitos, que son las protectoras y asociaciones que trabajan muchas veces con la ayuda mínima (y a veces con ninguna).

Gracias al trabajo que le meten a diario consiguen rescatar animales en situaciones de malos tratos, rehabilitarlos y reubicarlos en familias que de verdad los aman y cuidan, y consiguen darles una segunda oportunidad con una vida justa y digna.

Así que contacté con 3 protectoras diferentes para colaborar con ellas en este proyecto y estas son Life 4Pitbulls, Podencos Olvidados y ADDANCA.

Y mira tú con qué brazaletes tan preciosos me vine a topar! Hay de más de 25 razas diferentes!!

     

No me digas que no son chulísimas, y que no quieres una… ¿Que tu peludo o peluda no es de raza?

No hay problema!

Por la compra de cada pulsera destinarás el 10% a una de las 3 protectoras! No es una idea genial? Tú consigues una pulsera exclusiva, original e increíble con la cual presumir de amor perruno, y una protectora recibe un empujón para poder seguir rescatando, rehabilitando y reubicando a algún peludito que ha tenido mala suerte en esta vida y busca un hogar como el que tiene el tuyo, donde lo cuiden y lo amen por siempre!


No me digas que no vale la pena formar parte de eso aunque solo sea en un 10% (que es bastante, aunque no lo creas)… Y tienen el envío GRATIS a toda España! 

QUIERO MI PULSERA!