Aday Quintero
Mamá 24/7

Es increíble pensar en que hay personas que tienen depresión y no lo saben. Esa fui yo. Hace a penas unos meses me empecé a dar cuenta de que pasaba demasiado tiempo sentada delante del portátil y que salir a la calle me daba muchísima pereza.

Obviamente pasar tanto tiempo sentada, sin hacer ni una pizca de ejercicio y comiendo mal le saca la celulitis a cualquiera.

Hay quienes lo llevan super bien y les da igual, pero no es mi caso. A mi la celulitis me molestaba porque no estaba acostumbrada a ella y porque, honestamente, si puedo no tenerla y verme y sentirme mejor, ¿por qué narices me voy a quedar así?

Cuando empecé a darme cuenta de que ese no era mi cuerpo, empecé a entender muchas cosas. Ya no salía a la calle, para todo cogía el coche y evitaba caminar.

Además, cuanto peor me veía más pereza me daba “arreglar” aquello. Así que era como un círculo sin fin que se alimentaba solo y crecía cada día un poquito más. Cuanto más lo dejaba “para otro día” más empeoraba la cosa, peor me sentía, más lejos veía la meta, menos hacía y vuelta a empezar.

Frustración, culpa, dejadez… y esporádicos momentos en los que intentaba hacer como que no me importaba, aunque no era verdad.

Primero me dio por ir a lo rápido, porque cuando todo te da pereza, lo que buscas son resultados estratosféricos con el mínimo esfuerzo (más aún cuando el verano asoma)… pero eso solo lo encontraba en salones de belleza y clínicas caras.

Entre la flacidez por la falta de ejercicio y la piel de naranja, me había desmejorado mucho de 1 año para otro, y sí, muy guapa y todo lo que tú quieras, pero mi culo ya no era el que había sido siempre y sentía que la celulitis había llegado para quedarse.

Lo que NO funciona.

Lo siguiente que vi eran los típicos remedios caseros con exfoliaciones de café, envolturas de plástico, bicarbonato, rezos a la luna con conchas en la cabeza jajaja… en fin. Eso no elimina la celulitis.

Luego estaban las cremas (unas más caras que otras), pero las cremas no pueden eliminar la celulitis porque una crema no puede penetrar hasta esa profundidad, mucho menos disolver la grasa.

Los potingues caseros y las cremas, lo máximo que hacen es mejorar un poco la textura de la piel y tal, pero nada más. Así que no cometas el error de gastarte el dinero en una crema de esas caras anticelulíticas.

Descubrí que en donde realmente está la CLAVE es en la aplicación, pero no en la crema ni en el ungüento que te pongas. Las marcas venden sus cremas caras prometiendo cambios, pero lo que están haciendo realmente es enseñarte a masajear tus zonas afectadas con la excusa de colarte una crema cara que no es ni milagrosa.

Lo que SI funciona.

Al final, mirando vídeos de youtube, buscando por aquí y por allí, tropecé con un chisme de silicona medicinal. Una copa que se usa para masajear las zonas en donde hay celulitis y grasa localizada (clic para ver la copa).

Este aparatito es super potente porque masajea de forma mega profunda. Cuando la aprietas y la colocas sobre la piel hace efecto ventosa, y al moverla y hacer masajes moviliza toda la zona más profunda de la piel, a niveles realmente profundos, donde están los nódulos de grasa, los rompe y los deshace.

Eso sí que funciona y vaya cambio!

Un super punto a favor es que no hay que estar comprando cremas específicas ni nada para usar la copa. Solo hace falta un aceite corporal (el que tú quieras) y ya está, para que pueda resbalar bien por la piel y no haga daño. Eso me gustó, porque no es como los típicos rollos que compras por internet, que te los venden muy bien, pero que luego tienes que estar comprando accesorios, cremas caras que “solo” funcionan con el aparatito y cosas así.

Bueno, yo al principio no le tenía mucha fe, pero me parecía interesante el chisme no solo por lo que decían las youtubers, sino porque cuando la utilizaba sí sentía que trabajaba de forma profunda (duele un poco los primeros días).

Así que la seguí utilizando y… al cabo de solo 7 días ya empecé a notar cambios muy visibles (y no eran cosas mías). Las youtubers hablaban exactamente de lo mismo y de como en solo 1 semana ya notaban diferencia.

ESO sí que me motivó a ser constante y seguirla utilizando.

El resultado fue que al mes y medio mi celulitis ya no estaba, mi piel estaba super firme y suave, y yo más feliz que una lombriz.

Si te interesa puedes echarles un ojo y ver cómo se usan.

<<<VER LAS COPAS>>>