Día Internacional de las Niñas… REBELDES!! Las niñas mandonas no existen!

Todos nos ponemos sentimentales en “los días internacionales”, pero… ¿y el resto del año? En este caso, aunque no suelo hacerlo, quería escribir sobre un día internacional: el de las niñas. ¿Por qué? Porque creo que es muy relevante y, porque además de ser mujer y por ende haber sido niña en algún momento de mi vida (y saber lo que es), tengo una hija que ha pasado de ser un bebé a ser una niña. Así que me toca muy de cerca este tema y quería hablar de él.

Hace no mucho dejé guardado en Facebook un artículo que se llamaba algo así como “criar a niñas líderes”, y di con una realidad muy cruda y cierta.

Desde la más tierna infancia se hace un sin fin de distinciones entre niños y niñas. Unas distinciones son naturales y otras son basadas en prejuicios y condicionantes que más que diferenciar ubica posiciones de superioridad o inferioridad.

Cuando una niña nace, poco después, se le perforan las orejas en contra de su voluntad solo por el hecho de haber nacido niña y, como es necesario que el resto del mundo la diferencie y conozca su sexo, porque es algo super importante, se le ponen sus pendientes “como Dios manda”.

“Pero si casi ni le duele de lo pequeñita que es”, “llora un poco y se le pasa”, “eso es algo normal porque se hace de toda la vida”… y un montón de excusas muy cómodas. Pues sí que les duele, y no, normal no es sinónimo de bueno o apropiado.

No veo justo que a un bebé indefenso les tengan que perforar las orejas para ponerle pendientes, solo por una cuestión de haber nacido mujer. Empezamos con los malos tratos “aceptados y normalizados”… Empezamos mal.

Bueno, lo que quería exponer con respecto del artículo que leí sobre niñas líderes, es algo muy interesante y que muchas, muchas, muchas personas hacen o dicen cuando están frente a una niña con madera de líder.

El liderazgo se lleva dentro, sí, pero es algo que se debe desarrollar. Cuando los niños son pequeños, en colegios, familias y parques, se favorece y espolea el liderazgo entre los niños y, sin embargo, entre las niñas predomina una actitud por parte de los adultos, y es ponerles la etiqueta de “mandonas”.

“Estás hecha una mari mandona!”
“Uy, pero qué niña más mandona”

Desde pequeñas ya se les intenta acallar para evitar que tomen decisiones, que organicen, que hagan y deshagan, para que más bien estén “sujetas” y se porten bien porque “calladita estás más bonita”, porque “las niñas no gritan”, porque “las niñas no se sacan los mocos”, porque “las niñas no hacen esas cosas”, porque “las niñas no se suben a los árboles”, porque “las niñas no comen con la boca abierta”, porque “las niñas no son contestonas”…

Sin embargo luego queremos que nuestras hijas cuando crezcan sean capaces de tomar decisiones, no se dejen llevar de amistades tóxicas, no caigan en las manos de un maltratador, etc. Pues es bastante contradictorio criar a las niñas de una forma tan sexista y luego esperar de ellas resultados increíbles. Muy difícil!

Mi hija es una de esas niñas “mandonas”, con mucho caracter y no, no es fácil muchas veces. Y sí, me saca la piedra en ocasiones. Pero es que de eso se trata… de educar y criar a una persona que se está desarrollando, que está aprendiendo a calibrarse, a conocerse, a tomar decisiones. ¿Cuántas crisis no podrá experimentar durante todo ese proceso? ¿Y nosotros? ¿No tenemos que seguir conociéndonos a nosotros mismos?

Hace no mucho estábamos en una reunión social y Besa comía chuches, y una mujer se le acercó, metió la mano en la bolsa, pescó varias chuches y le dijo mientras se las comía “si comes chuches se te pican los dientes!”… Besay se quedó un poco desconcertada y mirándola, y yo me agaché y le dije al oído “dile, ‘tú también tienes dientes y también se te van a picar'”. No te jo**!

Detesto en gran manera la facilidad que tienen los adultos de utilizar la inocencia y, muchas veces, la incapacidad que tienen los niños para enfrentarlos y responder cuando se pasan de listos “los grandes”. Por eso, a Besay jamás le llamaré la atención por ser contestona, porque estoy segura de que si le contesta a alguien es porque ya primeramente se dijo algo fuera de lugar.

Trato de darle herramientas a mi hija para que se sienta segura, confiada y para que jamás se sienta por debajo de nadie, sea mayor o menor, y también para que no se sienta superior a nadie.

Si tú no eres superior a mi ¿por qué me hablas de esa manera? Si yo soy dueña de mi vida ¿por qué me dices lo que tengo que hacer? Los adultos a menudo creen que cualquier niño es cosa suya así lo conozcan o no, solo por el hecho de que para ellos los niños son solo eso… niños. Y especialmente cuando se trata de niñas, la cosa aumenta.

Otro asunto también muy interesante son las frases de este tipo: “pegas como una niña”, “juegas como una niña”, “pateas como una niña”, “corres como una niña”, “gritas como una niña”, “saltas como una niña”, “bailas como una niña”, “lloras como una niña”…

¿Qué narices es esto?

¿Desde cuándo ser “una niña” es algo malo?

¿Por qué las niñas hemos de crecer sintiendo y escuchando eso? ¿Tenemos que sentirnos mal o desafortunadas porque nos tocó nacer niñas? ¿Hacemos las cosas peor?

He visto en mi vida a hombres hacer cosas absolutamente estúpidas, conduciendo y aparcando horriblemente mal, cayéndose tontamente, apestando en los deportes, incapaces de hacer sumas ligeramente complicadas, cometiendo un sin fin de faltas de ortografía, y una grandísima multitud de otras cosas que, a mi juicio, son normales porque somos personas.

Sin embargo no veo a nadie decirle a una mujer con tono de mofa “conduces como un hombre”, “aparcas como un hombre” y demás. Eso, incluso se utiliza para dar a entender todo lo contrario. Que las cosas se hacen bien.

Los padres que tienen niños varones, deben poner especial cuidado y atención a todo esto, porque ellos son la generación del futuro y si escuchan en casa ese tipo de cosas absurdas, las van a repetir en el colegio, en el parque y en donde estén.

Todas estas cosas persisten en el tiempo porque nosotros las transmitimos a nuestros hijos, e incluso cuando no somos nosotros quienes lo hacemos de forma directa, tampoco las corregimos cuando se las escuchamos porque las tenemos tan interiorizadas, que hasta nos suenan normales y pasan fácilmente a través de nuestro detector de “cosas inapropiadas que mi hijo dice”…

El otro día mientras Besa jugaba en la ludoteca le compramos un libro al que ya le había echado el ojo días atrás, y que me había dejado fascinada. Se llama “Cuentos de buenas noches para niñas Rebeldes” por Elena Favilli y Francesca Cavallo. Se trata de un libro que contiene 100 historias de mujeres extraordinarias, que hicieron cosas increíbles, y narrado a modo de cuento. Cada cuento ocupa solo una hoja, y son fascinantes porque se hace muy ameno, interesante y sobre todo deja una reflexión muy positiva. Mujeres matemáticas, aviadoras, top models, activistas, ciclistas… Todas lograron cosas increíbles (y las que faltan). Hay de todo y me encanta poder hacer uso de esas historias para reforzar ideales en mi hija.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Si a alguien le interesa el libro lo pueden comprar aquí, haciendo clic en el enlace:
Cuentos de buenas noches para niñas rebeldes (Otros títulos) Cuesta unos 18€ en Amazon, así que está a mejor precio que en papelerías que fue donde yo lo compré (me costó 20€).

Y bueno, esa es mi reflexión para este día… que a mi juicio es un día que dura todo el año, igual que otros tantos días, porque es un asunto de todos (incluso de los papás que tienen niños y no niñas).

Un abrazo enorme!

Si te gustó este post, compártelo, déjame un saludo y todas esas cosas ;)

2 ideas sobre “Día Internacional de las Niñas… REBELDES!! Las niñas mandonas no existen!”

Deja un comentario

Alguien lo acaba de comprar
 
Marcador
Alguien lo acaba de comprar
 
BICHÓN + 2 items
Alguien lo acaba de comprar
 
Alguien lo acaba de comprar
 
Marcador
Alguien lo acaba de comprar
 
Alguien lo acaba de comprar
 
Alguien lo acaba de comprar
 
Alguien lo acaba de comprar
 
Marcador
Alguien lo acaba de comprar
 
Marcador
Alguien lo acaba de comprar
 
Alguien lo acaba de comprar
 
Alguien lo acaba de comprar
 
Alguien lo acaba de comprar
 
Alguien lo acaba de comprar
 
Alguien lo acaba de comprar
 
Alguien lo acaba de comprar
 
Alguien lo acaba de comprar
 
Alguien lo acaba de comprar
 
Marcador
Alguien lo acaba de comprar
 
Alguien lo acaba de comprar
 
Alguien lo acaba de comprar
 
Alguien lo acaba de comprar
 
Alguien lo acaba de comprar
 
Alguien lo acaba de comprar
 
Alguien lo acaba de comprar
 
Marcador
Alguien lo acaba de comprar
 
Alguien lo acaba de comprar
 
Alguien lo acaba de comprar
 
PASTOR ALEMÁN + 2 items
Alguien lo acaba de comprar
 
Alguien lo acaba de comprar
 
Marcador
Alguien lo acaba de comprar
 
Marcador
Alguien lo acaba de comprar
 
Marcador
Alguien lo acaba de comprar
 
Alguien lo acaba de comprar
 
Alguien lo acaba de comprar
 
Alguien lo acaba de comprar
 
Alguien lo acaba de comprar
 
Alguien lo acaba de comprar
 
Marcador
Alguien lo acaba de comprar
 
Marcador
Alguien lo acaba de comprar
 
Alguien lo acaba de comprar
 
Alguien lo acaba de comprar
 
Alguien lo acaba de comprar
 
Alguien lo acaba de comprar
 
Marcador
Alguien lo acaba de comprar
 
Alguien lo acaba de comprar
 
Marcador
Alguien lo acaba de comprar
 
Marcador
Alguien lo acaba de comprar
 
Alguien lo acaba de comprar
 
Alguien lo acaba de comprar