Mascotas y bebés! ¿Pueden suponer un peligro?

Tengo en casa desde hace casi 4 años un American Stafford Shire Terrier. Se llama Katán y es muuuuuuy mimoso y miedica.

Siempre había estado cansada de los tópicos de la gente y la marginación que hay hacia estas razas, puesto que perros los hay de todos los tipos, con todo tipo de carácter y pienso que no hace falta que sea de los catalogados potencialmente peligrosos para que una futura mamá y en general en casa, se puedan preocupar por los cambios y la reacción que pueda tener la mascota, puesto que dejará de tener ese papel casi prioritario. Un Golden retriever también se puede poner celoso y reaccionar de forma brusca con el pequeño.

Pero debo reconocer que Katán, con sus miedos, no me daba mucha confianza. No es un problema de agresividad, no sé cuántas o cuántos conozcan a César Millán. Él explica que no es lo mismo un perro agresivo de verdad que un perro con miedo. El perro que siente miedo puede reaccionar usando la agresividad, pero no es agresivo realmente. El perro agresivo ataca sin más.

En fin, estuve algo preocupada porque hacía unos cuantos meses atrás Katán había agredido a uno de los niños de la familia porque les da miedo. Él siempre ha estado acostumbrado a estar conmigo y mi marido en casa, sin niños, con tranquilidad, sin tensiones ni ruidos espontáneos del estilo que hacen los niños (chillidos, saltos, brincos, aspavientos, etc.). A él todo le da miedo… incluso la puerta del baño que queda cerca de donde él se acuesta a dormir, porque cuando queda mal cerrada se mueve un poco y da toquecitos y esa tontería le mosquea y termina por irse de su cama. Es ridículo, pero así es. Lo que sucedió con mi sobrinito, el que se llevó el susto, fue que se le acercó por la espalda y lo sorprendió… El resultado fue un susto como no está escrito. Katán reaccionó dándose la vuelta con la boca abierta y, creyendo que se defendía, mordió a mi sobrino. No se enzarzó, simplemente lo que hizo fue dar un “toque” con la boca… Pero qué es un toque con la boca de un perro de presa a un niño de casi 4 años? Se podrán imaginar… El resultado fueron unos cuantos puntos y un buen susto en el cuerpo de todos.

Cuando esto pasó yo ya estaba embarazada y todo el mundo se me vino encima para que regalásemos a Katán. Él había sido nuestro compi desde hacía mucho tiempo y había pasado con nosotros los malos y buenos momentos que hemos vivido. Tenemos cientos de fotos suyas y vídeos partidos de risa jugando en casa… ¿Cómo lo iba a regalar? Yo lo conozco y sé que las cosas de sopetón le cuesta asimilarlas, pero el “poco a poco” le sienta de maravilla. Además, yo no estoy a favor del abandono. Sé que la situación fue complicada y delicada, y que pudo haber sido mucho peor, pero entendiendo la psicología canina, y sabiendo que no se trata de un perro agresivo y problemático, me parece una falta de responsabilidad que después de haber tenido un perro durante casi 4 años, de pronto, por uno no querer esforzarse por cambiarlo y ayudarlo, lo regale sin más como quien se deshace de algo que ya no necesita. No es justo y no es responsable.

Aquí os muestro una imagen suya junto a un gatito que recogimos de la calle una noche. Él tenía por costumbre, en los paseos, ir a por los gatos. Por su puesto que jamás lo consentimos, pero esa era su diversión: intentar atrapar uno. Es muy activo y juguetón, pero es más bruto que un arado, como dice mi mejor amiga Zeltia. Cuando recogí el gato, en plena lluvia y con un frío que pelaba las patas, pensé “¿a dónde voy yo con esta criatura y Katán?” jajaja. Pero lógicamente no lo iba a dejar ahí  así que lo envolví en la chaqueta y seguí de camino a casa.

Cuando llegamos, Katán lo olió y se puso a temblar de ansiedad. Con el paso de los días fuimos dejando que lo oliese cada vez más y que se le acercase. Él sabía que lo tenía que respetar porque lo habíamos metido nosotros en casa y eso era lo que había. El resultado es este:

Captura de vídeo: Katán con la gatita

 

Captura de vídeo: Katán con la gatita 2

¿Véis a qué me refiero? Poco a poco sé que él acepta las cosas y eso era lo que quería conseguir con la niña que estaba de camino.

El primer día, cuando llegamos del hospital, Katán se puso muy nervioso, pero con los días la fue aceptando y comprendiendo que se trata de “mi cachorra” y que forma parte de la familia. Hoy le tiene un gran aprecio y cada vez que llegamos a casa nos recibe a los tres y especialmente se emociona con ella. Se le acerca para lamerla, pero obviamente no lo dejo que luego las manos se las lleva a la boca y este se huele y lame todo lo que puede y más jajaja.

Está por ver las diferentes etapas de la niña, porque ahora está en brazos o en el capazo casi todo el tiempo, pero cuando empiece a querer estar en el suelo veremos cómo va reaccionando el peludo. Ella le querrá tirar de los bigotes, las orejas… y Katán se va a tener que aguantar. Tendremos que tener muchísimo cuidado y observarlo constantemente. Aquí no puede haber lugar a accidentes.

Lo que me aconsejaron que me parece buena idea es irlo acostumbrando nosotros a lo que nombré antes de las orejas y los bigotes. Pasar por su lado y de pronto agarrarle el rabo, una oreja, etc., para que ese factor sorpresa vaya desapareciendo.

A las que estén interesadas en este tema porque también les preocupa la reacción de sus canes, iré contando poco a poco lo que va sucediendo con cada cambio que de la pequeña y aportaré mis trucos para evitar encontronazos entre ella y él, aunque yo sospecho que serán muy buenos compis!!

¿Tienes perro en casa y también estás preocupada? ¿Cómo te ha ido? Cuenta cómo lo han vivido o cómo esperan vivirlo en casa!

 

Deja un comentario

Alguien lo acaba de comprar
 
Alguien lo acaba de comprar
 
Marcador
Alguien lo acaba de comprar
 
Alguien lo acaba de comprar
 
Alguien lo acaba de comprar
 
Alguien lo acaba de comprar
 
Alguien lo acaba de comprar
 
Alguien lo acaba de comprar
 
Alguien lo acaba de comprar
 
Alguien lo acaba de comprar
 
Marcador
Alguien lo acaba de comprar
 
Alguien lo acaba de comprar
 
Alguien lo acaba de comprar
 
Marcador
Alguien lo acaba de comprar
 
Alguien lo acaba de comprar
 
Alguien lo acaba de comprar
 
Marcador
Alguien lo acaba de comprar
 
Marcador
Alguien lo acaba de comprar
 
Marcador
Alguien lo acaba de comprar
 
Alguien lo acaba de comprar
 
Alguien lo acaba de comprar
 
Alguien lo acaba de comprar
 
Marcador
Alguien lo acaba de comprar
 
Alguien lo acaba de comprar
 
Alguien lo acaba de comprar
 
Alguien lo acaba de comprar
 
Alguien lo acaba de comprar
 
Marcador
Alguien lo acaba de comprar
 
Alguien lo acaba de comprar
 
Alguien lo acaba de comprar
 
PASTOR ALEMÁN + 2 items
Alguien lo acaba de comprar
 
Marcador
Alguien lo acaba de comprar
 
Alguien lo acaba de comprar
 
Marcador
Alguien lo acaba de comprar
 
Alguien lo acaba de comprar
 
Marcador
Alguien lo acaba de comprar
 
Marcador
Alguien lo acaba de comprar
 
Alguien lo acaba de comprar
 
Alguien lo acaba de comprar
 
Alguien lo acaba de comprar
 
Alguien lo acaba de comprar
 
Alguien lo acaba de comprar
 
Alguien lo acaba de comprar
 
Marcador
Alguien lo acaba de comprar
 
Marcador
Alguien lo acaba de comprar
 
Marcador
Alguien lo acaba de comprar
 
Alguien lo acaba de comprar
 
Alguien lo acaba de comprar
 
Marcador
Alguien lo acaba de comprar
 
Marcador
Alguien lo acaba de comprar